viernes, 11 de febrero de 2011

Pluralismo Jurídico, una realidad.

Existen zonas del territorio de algunos países donde el poder del estado no ha podido infiltrarse por completo, por lo que se ha "permitido" la construcción de sociedades libres. La libertad y la autonomía jurídica que se evidencia en estas zonas se ha generado por el sistema social y estatal de los mismos países, es decir, que la diversidad de sistemas jurídicos son consecuencia de la existencia de diferentes formas sociales y esta diversidad etnocultural se ha sumado a la realidad que las sociedades deben afrontar en la actualidad.

Cuando un estado reconoce la existencia de otros sistemas jurídicos diferentes al oficial o estatal, esta desmintiendo la creencia tradicional que dicta que el Estado tiene el monopolio del poder y es entonces cuando se habla sobre un pluralismo jurídico. A pesar de que en Colombia todavía se cree en un monismo estatal, existen avances que han permitido que otras formas de derecho diferentes a la mayoritaria hayan sido reconocidas y aceptadas por el Estado.

Antes de la constitución del 91, cuando Colombia era un país completamente monista y excluyente de otras culturas, se obligaba a las diferentes culturas indígenas a seguir y cumplir el derecho estatal, sin embargo, la mayoría de las comunidades indígenas se resistieron a la imposición del modelo de derecho externo y continuaron viviendo bajo sus modelos de derecho tradicionales.

Con la constitución de 1991, en Colombia se reconocieron a las culturas que antiguamente se creían bárbaras e incivilizadas, y su cultura, sistemas de derecho y principios se aceptaron como validos y fueron considerados iguales de validos a los estatales. Así, Colombia pretende ser un Estado donde se valoren las diferencias y se reduzca la discriminación, donde ambos sistemas, el estatal y el nativo, puedan configurar un Estado multicultural donde se luche y se rescate la cultural ancestral y se implementen formas contemporáneas para las necesidades de todos los colombianos. Es decir, que se busca crear un sistema jurídico donde prevalezca la igualdad y la justicia, tanto para los indígenas como para el resto de los habitantes colombianos, para que en un futuro el Estado pueda mantener el poder de administrar el derecho por medio de un sistema jurídico incluyente, que tenga en cuenta las diferentes culturas, políticas y necesidades de todos los habitantes, sin que se generen conflictos por las disimilitudes entre las culturas y por lo tanto entre los sistemas jurídicos.


Mientras esto se logra, no podemos ignorar la diversidad de culturas y por lo tanto el pluralismo jurídico que hay en nuestro país. No es conveniente para nadie tratar de someter a culturas como la indígena al derecho y al sistema estatal, es necesario respetar las diferencias y conciliar con las partes, porque aun cuando muchos de los grandes estudiosos del pluralismo jurídico insistan en que no es posible que coexistan paralelamente, al menos se debe buscar una forma en la que se pueda encontrar similitudes y en la que se pueda respetar aquellas cosas que los diferencian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario